RADIO PAZ

Canción actual

Título

Artista

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes
a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.

Background

¿Por qué el gobernador persigue a los niños?

31 de enero de 2022

Columna del Arzobispo Wenski para la edición de enero 2022 de La Voz Católica.

¿Qué tienen en común el Obispo Felipe Estévez, el Padre Juan Sosa, el Padre José Espino, el exsenador Mel Martínez, el comisionado de la ciudad Joe Carollo, el líder empresarial y comunitario Tony Argiz? Todos eran menores no acompañados, parte de la famosa Operación Pedro Pan que ayudó a más de 14,000 niños cubanos no acompañados que llegaron a los Estados Unidos a principios de la década de 1960.

Hace sesenta años, sus padres hicieron lo impensable: enviaron a sus hijos solos y sin compañía a los Estados Unidos. Estaban desesperados, y 60 años después, su patria, su amada Cuba, aún no es libre; 60 años después sabemos que sus temores no estaban fuera de lugar. Hace sesenta años, un sacerdote irlandés, el padre Bryan O. Walsh, junto con muchos otros, hizo lo imposible: reubicar a 14,000 niños menores de edad en los Estados Unidos y finalmente reunir a la mayoría de ellos con sus padres.

En la historia original de Peter Pan, Peter y los “niños perdidos” vivían en el país de Nunca Jamás y nunca crecieron. Los niños y niñas de la Operación Pedro Pan no solo han crecido, también han envejecido. Pero gracias a la libertad y la oportunidad que brinda este gran país, también han desarrollado carreras exitosas y criado familias. Ellos encarnan el “sueño americano”.

También lo hace Alberto Carvalho, superintendente saliente de las Escuelas Públicas de Miami-Dade (quien pronto se irá a Los Ángeles a enfrentar mayores desafíos). Llegó solo a los EE. UU. desde Portugal poco después de graduarse de la escuela secundaria y, como inmigrante indocumentado, trabajó en empleos de baja categoría y aprendió inglés mientras luchaba por obtener una educación. Mientras trabajaba en un restaurante, se hizo amigo del congresista republicano E. Clay Shaw, quien lo ayudó a obtener una visa de estudiante. El congresista le dijo: “El futuro de uno mañana no está limitado por su condición de hoy”.

Sesenta años después de Pedro Pan, 40 años después de la llegada de Carvalho, hay nuevas oleadas de menores no acompañados. De hecho, nuestras Caridades Católicas en la Arquidiócesis se han ocupado de muchos de ellos sin interrupción durante estos últimos 60 años. Tenemos una instalación en Cutler Bay que puede albergar a 80 niños.

Hoy estos jóvenes —niños y niñas, desde infantes hasta adolescentes— provienen principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador. Pero no se diferencian mucho de aquellos niños cubanos de hace 60 años. La desesperación que ha llevado a los padres de los menores no acompañados de hoy no es diferente a la desesperación que motivó a los padres cubanos hace 60 años.

Y sí, estos niños tienen padres. No son unos pilluelos de la calle abandonados. Cuando he celebrado Misa con ellos, los niños sabían sus oraciones, podían cantar los himnos. Estos son niños que se criaron en hogares donde los padres les enseñaron a orar y los llevaron a Misa.

Sin embargo, ahora el gobernador Ron DeSantis está tratando de detener todos los programas federales en Florida que atienden a estos niños no acompañados, así como los servicios a cubanos (y haitianos, venezolanos, etc.) liberados por los EE. UU. bajo su autoridad de «libertad condicional».

La orden ejecutiva del gobernador #2021-223 está equivocada; y la legislatura se equivocaría al agravar su error con la legislación (SB 1808 y HB 1355) propuesta por el senador estatal Aaron Bean (Fernandina Beach) y el Representante John Snyder (Stuart). Lo que proponen perjudicaría a las poblaciones vulnerables pero también terminaría perjudicando a los ciudadanos de Florida.

Las condiciones que producen sucesivas oleadas de menores no acompañados, los crímenes atroces que se cometen contra ellos en su viaje desde sus países de origen hasta la frontera de Texas, claman por justicia. Pero, ¿dónde está la justicia en culpar y castigar a las víctimas?

Hace sesenta años, la Operación Pedro Pan reasentó a 14,000 menores no acompañados en los EE. UU. Sus contribuciones a los Estados Unidos muestran que la magnanimidad en lugar de la mezquindad es una “mejor práctica” para resolver los desafíos de inmigración.

E. Clay Shaw, el distinguido congresista republicano y conservador de Fort Lauderdale, con muchos años de servicio, tenía razón: “El futuro de uno mañana no está limitado por su condición actual”.

¿Por qué el Gobernador quiere negarles a estos niños un futuro de esperanza?

Corrección: El número correcto de la orden ejecutiva es #2021-223, no 21-228, como se indicó originalmente en la columna.