RADIO PAZ

Canción actual

Título

Artista

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes
a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.

Background

Vía Crucis en el Coliseo: Familias unidas en un abrazo de paz entre Ucrania y Rusia

11 de abril de 2022

Las historias, alegrías y dificultades de muchas familias en las 14 estaciones del Vía Crucis del Viernes Santo nuevamente en el Coliseo romano. En el Año de la Familia «Amoris Laetitia», las meditaciones relatan escenas de la vida cotidiana, pero también la guerra en Ucrania y las dificultades de los inmigrantes en los países de acogida.

Tiziana Campisi – Ciudad del Vaticano

Hay familias en su vida cotidiana, las alegrías del amor compartido, los problemas de pareja, las preocupaciones por los hijos, el sufrimiento de la enfermedad, el dolor de la pérdida del cónyuge en las meditaciones del Vía Crucis. Y están los que viven la guerra, como el pueblo ucraniano y ruso, que desde hace más de un mes son protagonistas de un conflicto que sigue registrando muertes atroces, y los que han tenido que dejar su país para buscar un futuro en otro lugar y sufren al ser llamados sólo migrantes.

Historias reales y concretas. La Pasión que se contará en el Coliseo el Viernes Santo es la de Cristo, pero encarnada en la vida cotidiana de tantos hogares. Los textos escritos por un joven matrimonio (estación I), una familia en misión (estación II), una pareja de ancianos sin hijos (estación III), una familia numerosa (estación IV), una familia con un hijo discapacitado (estación V), una familia que dirige un hogar- familia (estación VI), una familia con un padre enfermo (VII), una pareja de abuelos (VIII), una familia adoptiva (IX), una viuda con hijos (X), una familia con un hijo consagrado (XI), una familia que ha perdido una hija (XII), una familia ucraniana y otra rusa (XIII) y una familia de emigrantes (XIV).

El Papa Francisco ha querido que las familias sean las protagonistas de las 14 estaciones, en el año dedicado a la familia en el que la Iglesia celebra el quinto aniversario de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia. Un año que concluirá con el décimo Encuentro Mundial de las Familias previsto en Roma del 22 al 26 de junio.

Los testimonios, que se sitúan junto al viaje de Jesús al Calvario y describen fragmentos de vida en los que pueden encontrarse muchas familias, han sido recogidos por Gigi De Paolo, presidente nacional del Foro de Asociaciones Familiares y de la Fundación para la Natalità, y su esposa Anna Chiara Gambini, quienes también han escrito una meditación. Serán, en su mayoría, las mismas familias que han contado sus historias en las meditaciones las que también llevarán la Cruz al anfiteatro romano, donde la cristiandad se reunirá en la noche del silencio, en todo el mundo, en recuerdo de la crucifixión y muerte de Jesús, que pareció apagar en los discípulos la esperanza encendida por la Buena Noticia.

Un matrimonio en ciernes y una pareja en misión

Con Jesús, el viaje de las familias es un verdadero viaje a través de las estaciones de la vida, aunque las 14 estaciones no reflejen totalmente la lista más utilizada por la Tradición. Pero es bien sabido que, en la historia de la devoción, los nombres, y a veces el número, de las estaciones han tenido diferentes patrones.

Abriendo la Vía Dolorosa hay una pareja cuyo matrimonio sólo tiene dos años. En sus reflexiones hay felicidad por el viaje que han emprendido, pero también hay temores e incertidumbres sobre el futuro: el miedo a la separación, porque eso les ha pasado a muchos cónyuges, los malentendidos en el diálogo, la lucha por llegar a fin de mes.

En las meditaciones aparecen también los días de una familia en misión que ha querido llevar el amor de Cristo a lugares donde todavía es desconocido, pero que vive con la angustia de llevar una vida precaria, lejos de sus orígenes. «No es fácil vivir sólo de la fe y la caridad, porque a menudo no nos apoyamos plenamente en la Providencia. Y a veces, ante el dolor y el sufrimiento de una madre que muere al dar a luz y, además, bajo las bombas -se lee en la segunda estación-, o de una familia destruida por la guerra o el hambre y los abusos, surge la tentación de responder con la espada, de huir… Pero eso sería traicionar a nuestros hermanos más pobres, que son tu carne en el mundo y que nos recuerdan que eres el Viviente.

Los hijos

Están las parejas que no pueden tener hijos, que siguen caminando cada día cogidos de la mano, cuidando de los demás, que con el tiempo se han convertido en hogar y familia. También están los cónyuges que, en cambio, han cambiado sus sueños profesionales por el bien de sus hijos, con el temor de negarlo todo, como Pietro: con «la angustia y la tentación del arrepentimiento ante el enésimo gasto inesperado». Pero si no fue fácil sacrificar los viejos deseos por la familia, «es infinitamente más bello así».

Para los que tienen un hijo discapacitado, en cambio, la cruz es el juicio de las personas que llaman a su vástago una carga. Pero lo que aprendemos es que «la discapacidad no es un alarde ni una etiqueta, sino la vestimenta de un alma que a menudo prefiere callar ante los juicios injustos, no por vergüenza sino por misericordia hacia los que juzgan».

«Jesús es azotado y coronado de espinas», recuerda la 6ª estación meditada por dos matrimonios con 42 años de casados, 3 hijos naturales, 9 nietos y 5 hijos adoptados que no son autosuficientes y tienen problemas mentales. «Para quienes creen que no es humano dejar solos a los que sufren, el Espíritu Santo mueve en sus corazones la voluntad de actuar y de no permanecer indiferentes, ajenos», explican, y añaden que «el dolor nos devuelve a lo esencial, ordena las prioridades de la vida y devuelve la sencillez de la dignidad humana». Y quienes protagonizan una adopción revelan, por otra parte, que al cargar ellos mismos, «padres e hijos», con esa cruz que es la historia de una vida marcada por el abandono, sanada por una acogida, se esconde un secreto de felicidad.

En la undécima estación, «Jesús promete el Reino al buen ladrón», se describe como malhechores a dos padres que inicialmente no aceptaron la elección de su hijo como sacerdote. Luego, la constatación de que estaban equivocados, oponiéndose a esa vocación de diversas maneras, y la confesión a Dios: «Nosotros somos una vasija y Tú eres el mar». Nosotros somos una chispa y Tú eres el fuego. Por eso, como el buen ladrón, te pedimos que te acuerdes de nosotros cuando vengas a tu Reino».

Las cargas de los abuelos y las familias rotas

En el camino hacia el Gólgota, también está la historia de un marido que se enfrenta a la enfermedad de su mujer, una cruz inesperada, como la que soportó Jesús, que ha alterado el equilibrio familiar pero que ha traído muchas ayudas. También describen a dos abuelos jubilados, que soñaban con una vejez tranquila, pero que tienen que mantener a las familias de sus hijas en dificultades y cuidar de sus nietos. «Cargados de una cruz», ellos también reconocen un regalo, sin embargo, que «ser ‘oxígeno’ para las familias» de sus hijos, porque «nunca se deja de ser mamá y papá».

Una madre soltera con dos hijos sostiene también que «bajo la cruz, toda familia, incluso la más desequilibrada, la más dolorosa, la más extraña, la más atrofiada, encuentra su sentido más profundo», descubriendo el amor del Creador, el de sus hermanos y «una Iglesia que, con todos sus defectos, le tiende la mano». Del mismo modo, una mujer que ha perdido a su marido y a su hija, a pesar de los interrogantes que le plantea el dolor, ve su cruz «habitada por el Señor» y sigue viéndose como una familia, identificándose con María a los pies de Jesús.

La guerra en Ucrania

Las dos últimas estaciones del Vía Crucis son narraciones de estos días. Una familia ucraniana y otra rusa rastrean todo lo que la guerra cambia: «la existencia, los días, la despreocupación por la nieve del invierno, la recogida de los niños del colegio, el trabajo, los abrazos, las amistades». Le preguntan a Dios por qué, en medio de las lágrimas que se han agotado y la ira que «ha dado paso a la resignación», y se desesperan porque ya no pueden sentir el amor del Todopoderoso. Conscientes de la dificultad de la reconciliación, invocan al Señor para que hable «en el silencio de la muerte y de la división», enseñando «a hacer la paz, a ser hermanos, a reconstruir lo que las bombas habrían querido destruir».

Las esperanzas de los emigrantes

Por último, una familia de emigrantes se confiesa, tras duros viajes, percibidos como una carga en el país de acogida. «Aquí hay muchos números, categorías, simplificaciones. Sin embargo, somos mucho más que inmigrantes. Somos personas», leemos entre las líneas de la 14ª estación, «El cuerpo de Jesús está depositado en el sepulcro», junto con sus sacrificios y su pasado. Pero no hay resignación en sus palabras, sino esperanza. «Sabemos que la gran piedra que está a la puerta del sepulcro será removida un día», concluyen, esperando la Pascua y la nueva vida de Cristo.