El Papa: Que nadie tenga que sufrir por falta de pan o soledad