RADIO PAZ

Canción actual

Título

Artista

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes
a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.

Background

El motivo de nuestra alegría, a pesar de nuestras lágrimas

19 de diciembre de 2020

Columna del Arzobispo Wenski para la edición de diciembre 2020 de La Voz Católica.

En cada hogar, debajo del árbol de Navidad, debe haber un “Nacimiento” o “Pesebre”. Popularizados por primera vez en el siglo XI por San Francisco de Asís, esos Belenes con el niño Jesús en un pesebre hablan en silencio a nuestro corazón, invitándonos a vivir lo que simbolizan: el amor de Cristo, su humildad, su pobreza. El apóstol Juan resumía sucintamente el mensaje de Navidad escribiendo: “Tanto amó Dios al mundo, que le dio a su Hijo unigénito”.

Este, por supuesto, es el motivo de nuestra alegría, una alegría para el mundo. La Navidad proclama que el secreto de la alegría que anhela el corazón humano no se encuentra en tener muchas cosas. Más bien, el secreto de la alegría, proclamado por los ángeles desde lo alto, se encuentra en saber que uno es amado por el Señor e inspirado por este amor a convertirse en un regalo para los demás al amarlos.

Con demasiada frecuencia se nos presenta una versión edulcorada de la Navidad, que consiste principalmente en los cálidos sentimientos difusos de una tarjeta de Hallmark. Así que fácilmente podríamos olvidar que, si bien la Navidad celebra la venida entre nosotros del Príncipe de la Paz, su venida fue ciertamente “un signo de contradicción”. Subestimamos el hecho de que María, embarazada, y su esposo, José, fueron rechazados de la posada. Olvidamos la masacre de los Santos Inocentes, y que el niño Jesús se salvó de ese destino solo a través de la huida apresurada a Egipto, donde la Sagrada Familia vivió durante muchos años como lo que hoy llamaríamos “refugiados políticos”.

María y José no eran lo que llamaríamos hoy “personas de influencia o riqueza”. Sin embargo, cuando miran al bebé recién nacido acostado en un recipiente de alimento para animales, “un pesebre por cama”, se llenan de alegría. Se aman, se ayudan unos a otros, y saben que Dios obra en su historia, el Dios que se hizo presente en el Niño Jesús.

Incluso los pastores se regocijaron, aunque el Niño del pesebre no cambiaría la realidad de su pobreza o su marginación de la “sociedad educada” de los eruditos y sabios de este mundo. Sin embargo, están alegres, porque su fe les permite reconocer en el niño una señal del cumplimiento de las promesas de Dios. Por Cristo, que nace en esa Noche Santa, Dios y el pecador serán reconciliados.

Esta Navidad llegamos al final de un año más; pero fue un año inusual y difícil marcado por una triple crisis: una pandemia mundial, dificultades económicas y malestar social. El COVID-19 nos ha afectado a todos, incluso si no todos fueron infectados por el virus. Algunos han sufrido la pérdida de un ser querido, otros sufrieron reveses económicos que resultaron en la pérdida de empleos o incluso de un hogar. Estas pruebas nos recuerdan que esta vida terrenal sigue siendo siempre un “valle de lágrimas”.

Sin embargo, la Navidad nos recuerda que en el Niño Jesús que nos nació, la luz de la esperanza vence las tinieblas de la desesperación. Ese Bebé, a pesar de su entorno humilde, es el centro de todo; él es el corazón del mundo.

Aunque la pandemia nos ha obligado a practicar el “distanciamiento social”, la Navidad nos recuerda que Dios no se ha distanciado de nosotros. La presencia permanente del Dios que se hizo hombre permanece entre nosotros. Esta presencia de Emmanuel, Dios con nosotros, es el regalo de Navidad de Dios Padre para cada uno de nosotros. Esos pesebres de nuestras iglesias o bajo el árbol de Navidad, en nuestras casas, nos llaman: “Venid, adorémoslo”.

¡Feliz Navidad!