RADIO EN VIVO

Canción actual

Título

Artista

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.

30 años llevando las buenas nuevas a todos nuestros oyentes
a través de las ondas de Radio Paz 830 AM y 96.1 FM.


¿Cómo podemos prevenir los tiroteos masivos?

20 de junio de 2022

Una vez más, en las últimas semanas hemos sido testigos de múltiples tiroteos masivos en nuestra nación. El trágico y absurdo asesinato de compradores en Buffalo, Nueva York, y luego de niños en edad escolar en Uvalde, Texas, capturó la mayor parte de la atención de los medios. Pero se han producido tiroteos masivos (con tres o más víctimas) en todo el país: en Saginaw, Michigan; Filadelfia, Pensilvania; Chattanooga, Tennessee; Chicago, Illinois; Condado de Clarendon, Carolina del Sur y otros lugares.

Todos estamos comprensiblemente indignados, especialmente cuando niños inocentes son víctimas de una violencia sin sentido. Y a medida que continúan desarrollándose las terribles dimensiones de estos tiroteos, las señales perdidas que, de haber sido atendidas, podrían haberlas evitado, retrocedemos con ira y exasperación. Buscamos respuestas sobre cómo prevenir futuras ocurrencias de tal carnicería. «¡Hacer algo!», fue el grito que recibieron el presidente Biden y su esposa cuando visitaron Uvalde. Se han hecho demandas similares al Congreso mientras los legisladores luchan por responder a la epidemia de violencia armada en nuestra nación.

Cualesquiera que sean los posibles remedios propuestos, serán de poco consuelo para aquellos que perdieron hijos e hijas, hermanos, cónyuges y amigos, o para los sobrevivientes que han sido traumatizados. Del mismo modo, frente al mal que experimentaron, no hay respuesta que pueda explicar adecuadamente por qué este horror se les infligió.

Las «leyes de bandera roja» que mantendrían las armas alejadas de los perturbados mentales ciertamente pueden armonizarse con la Segunda Enmienda. Sin embargo, si bien la legislación sobre armas siempre se puede modificar, no parece que tales medidas por sí solas sean suficientes para prevenir el próximo brote de asesinatos en masa.

El Wall Street Journal publicó un editorial después de los tristes sucesos de Uvalde: “Que un adolescente pueda mirar a un niño de nueve años, apuntar un arma y apretar el gatillo indica una ruptura social y cultural mayor… el aumento de la disfunción familiar y el declive de instituciones mediadoras como iglesias y clubes sociales tiene consecuencias”.

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, mientras pedía acción para limitar la disponibilidad generalizada de armas de fuego, habló en una línea similar.

“Hay algo profundamente mal”, dice la declaración de los obispos, “con una cultura en la que estos actos de violencia son cada vez más comunes. Debe haber un diálogo seguido de acciones concretas para lograr una renovación social más amplia que aborde todos los aspectos de la crisis, incluida la salud mental, el estado de las familias, la valoración de la vida, la influencia de las industrias del entretenimiento y los juegos, la intimidación y la disponibilidad de armas de fuego.”

Hay “algún colapso social y cultural más grande” ocurriendo en nuestra nación. Las crecientes tasas de criminalidad, junto con el desprecio por los derechos y posesiones de otras personas, indican que esas “barreras protectoras” culturales que permiten la cortesía pública se han derrumbado o, al menos, están seriamente desgastadas. La ruptura de las familias y la crisis de la falta de padres, las muertes por desesperación derivadas de las crecientes tasas de suicidio y del abuso de opioides y drogas, las polarizaciones sociales y políticas y los tiroteos masivos apuntan a este colapso social y cultural. Nunca antes la gente había estado tan «conectada» pero tan sola y sintiéndose «a la deriva».

A riesgo de caer en un cliché, lo que el mundo necesita ahora es amor. Pero no el amor sucedáneo que vende la cultura popular hoy. Necesita del Amor que es la capacidad de trascenderse, de hacerse don de uno mismo al otro. Debemos volver a hacer de nuestras familias las escuelas donde se enseñe y experimente ese amor y se haga posible el don de sí, donde los hijos aprendan ese amor de los padres, de las madres, y de los padres comprometidos el uno con el otro en esa relación estable y permanente llamada matrimonio.

Solo el amor, el amor duro que se encuentra en relaciones comprometidas y duraderas, puede abordar los déficits sociales y espirituales que aquejan a nuestra nación y hacen posible que “un adolescente pueda mirar a un niño de nueve años, apuntar un arma y apretar el gatillo…”